• Ana Barraza

Cuando Alguien No Está En Casa

No parece pero cuando alguien de la familia no está en casa por algunos días, se siente la casa en espera de su regreso. Se siente en el corazón el pendiente de la oración que se vuelve hacia Dios por ese alguien sabiendo que sólo en Él, Padre Amoroso, podemos depositar toda nuestra confianza.


En esta ocasión me pasó que mis hijos y mi esposo fueron de retiro el fin de semana. Yo sabía que mi hija se encontraba en la sala leyendo como siempre. Aunque traté de imaginarme que el mayor estaba trabajando en su cuarto, que el menor continuaba en el suyo haciendo tareas escolares y que mi esposo estaba en el trabajo, aun así sentí la diferencia de su ausencia.


Sombras de nosotros en Mariposa Grove, Yosemite, CA

Y continué mi meditación mientras me afanaba en no sé cuál quehacer: Es una anticipación pensar en el momento en que estemos de nuevo todos juntos ya compartiendo nuestras experiencias del fin de semana largo. Cuando ya hayan regresado y todos podamos disfrutar de la abundancia de nuestro hogar con la presencia de toda la familia, presencia viva de Dios en mi vida.


Espero que cuando a ti te pase algo semejante puedas también encontrar paz y tranquilidad en tu vida sabiendo que no estás sola, que Dios Hijo ha prometido quedarse con nosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mt. 28, 20b). ¡Jesús, Dios Con Nosotros!


Oremos: Jesús, Pan de Vida, en Ti permanecemos constantemente unidos. Tú en nosotros y todos en Ti. Mama María, cubre a nuestras familias con tu manto. Amén.


Ejercicio: Repetir pausadamente el nombre de Jesús a diario recordando que Él está contigo.

This ministry is dedicated to our Mother Mary Most Holy for the greater glory of  God as we strive to be faithful to the teachings of the Catholic Church.

© 2019-2020, Ana Barraza.