• Ana Barraza

San Maximiliano María Kolbe

Algunos de nosotros hemos oído hablar de San Maximiliano María Kolbe: que estuvo en uno de los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial; y que dio su vida a cambio de la de uno de sus compañeros. Muy acertado esto pero cuando lo ponemos de esa forma, no logramos ver justamente el porqué de la misión de su vida. ¿Cómo llega una persona cristiana a elegir valientemente el martirio en tan adversa situación?


Ya desde su decisión a la vida sacerdotal y elección intencional de pertenecer a los Franciscanos Conventuales, nos damos cuenta de la entrega incondicional del Padre Kolbe a la voluntad de Dios. Aunado esto a su consagración total a la Inmaculada Virgen María, siempre fiel, podemos asomarnos a través de la ventana de la fe y ver el ejemplo de aquel que “da la vida por sus amigos” (Jn. 15, 13).


La razón por la que arrestaron a Fray Kolbe en febrero de 1941 es por ser sacerdote, escritor publicitario y locutor de radio de lo que los Nazis consideraban propaganda religiosa. Sabiendo el costo a pagar por dichas fuentes, San Maximiliano Kolbe precavidamente y antes de su arresto, se encomienda a María Inmaculada.

http://www.paulinas.org.ar/esca/libro6/santos/maximiliano_kolbe_1.html

Ya en el horrendo campo de concentración en Auschwitz donde el Padre Kolbe pasa a ser el prisionero #16670, se dedica a seguir viviendo su vocación sacerdotal a pesar de los tratos extremadamente inhumanos y los pesadísimos castigos por parte de los guardias del campamento. El dar la vida por sus amigos se convierte en una constante cotidiana que culmina con el intercambio de su propia vida por la de otro prisionero condenado a morir de hambre encerrado en una de las minúsculas celdas. ¡Tres atroces semanas después, el Padre Kolbe llega victorioso a la meta final de su misión!



Oremos: María, nuestra Madre Inmaculada, llévanos a Jesús para que nosotros también podamos dar nuestra vida por nuestros amigos día a día a imitación de tu siervo San Maximiliano María Kolbe. Amén.


Reto a meditar: Si llegara el momento en nuestra propia vida, ¿podremos elegir el martirio valientemente como lo hizo el Padre Kolbe?


¡San Maximiliano María Kolbe, ruega por nosotros!


¡Nuestra Señora, María Inmaculada, ruega por nosotros!

This ministry is dedicated to our Mother Mary Most Holy for the greater glory of  God as we strive to be faithful to the teachings of the Catholic Church.

© 2019-2020, Ana Barraza.